Día de la Policía

Hoy 31 de agosto se cumple un nuevo aniversario de la creación de la Policía de la Provincia de Santa Fe, años atrás la Asociación del Personal Policial del departamento Las Colonias organizaba una Gran Fiesta para agasajar a todo el personal y a sus familiares.

Comenzaban temprano al mediodía y culminaban tarde, cuando el deber llamaba. Se consideraba privilegiado al que no estaba de turno y se les dejaba un lugar en las mesas para que pasen a comer por tandas los que estaban en funciones. En esas fiestas no existían jerarquías y servían para limar pequeñas asperezas lógicas del trabajo diario.

Los hijos de los policías disponían de juegos y en ocasiones el trensito los llevaba a recorrer la ciudad que día a día sus padres patrullaban. Un día al año recibían algo a cambio de: tantos días sin el beso de las buenas noches. Es una lástima que esa costumbre se haya perdido.

Soy nieta de, mujer y nuera de policías, pero ruego nunca ser madre de policía. Se que es una noble función, pero en los tiempos que corren es muy riesgosa. Es difícil: aprender a esperar, hoy con el celular suelo recibir un: “me voy a demorar”; irse a dormir sin saber cuando volverá y peor aún despertase y comprobar que todavía no regreso. Mis hijos también aprendieron a que papá no podía estar cuando lo necesitaban, que primero estaba la obligación y después, si se podía papá cumpliría las promesas.

¡Feliz día a todos los policías en su día! Y una plegaria para los que ya no están.

Pasaron más de 26 años, perdieron la silueta y el pelo, pero en el fondo son los mismos.

Pasaron más de 26 años, perdieron la silueta y el pelo, pero en el fondo son los mismos.

Published in: on agosto 31, 2008 at 9:30 pm  Dejar un comentario  

Galería Sarmiento

Donde hoy funciona el local comercial de Casa Rizzi y hasta hace poco tiempo estaban Jurasick e Instinto, en la década del setenta era la Galería Sarmiento. Un emprendimiento comercial importante en esos años, algunos recordarán las horas compartidas en la Confitería SAMURAI.

Comercios que el día de hoy tienen renombre y otros que ya cerraron sus puertas funcionaban en ese centro comercial: AL DIVINO BOTÓN, RELOJERÍA Y JOYERÍA ENGLER, CASA EGGEL, MODAS INN, BOHIO, etc.

En los locales del interior había un kiosco, peluquería y en la planta alta existían oficinas, en una de ellas estaba la academia de EGGEL, donde aprendí mecanografía en las modernas máquinas de escribir REMINGTON y las antiguas ROYAL. Lejos estaba en esos años de imaginar que esa habilidad aprendida casi como un juego, me serviría para trabajar en la hoy indispensable computadora.

En esos tiempos en los comercios esperancinos existía el circuito cerrado de radio que finalizaba a las 21 hora al igual que mis clases. La música del cierre de la trasmisión indicaba que debía volver a la pizzería.

En la década del ochenta cambiaron algunos inquilinos, la Cooperativa 8 de septiembre se instala en locales del interior, la confitería se llamaba Jockey y era el lugar de reunión los sábados antes de ir a bailar y los domingos luego de misa.

Published in: on agosto 24, 2008 at 4:13 pm  Dejar un comentario  

Mercerías y Tiendas

Con el paso de los años los negocios que existían en la plaza fueron cambiando de dueños, se cerraron, abrieron otros. No quiero olvidarme de ninguno, pero a veces la memoria falla.

Hace más de veinte años, tras la muerte de Brizzi la mercería cambió de dueños, allí conocí a Silvia y Rodolfo Mendow, y con un nuevo nombre se convierte en la hoy tradicional MERCERÍA HILVANAR. En esa época no era la única mercería que existía en el centro esperancino, no recuerdo en que año abrió sus puertas AL DIVINO BOTÓN.

Con mi mamá salíamos de compras y existían importantes tiendas en el centro esperancino: LINDA – LINDA, BON MARCHE, SAN LUIS, KAPOTE, KING MODAS, SERAFÍN TROD, GLADIS MODAS, DELFAS, DANDI MODAS, …

No quiero olvidarme de ninguna, así que continúo en otra entrada, con ayuda…

Published in: on agosto 22, 2008 at 2:21 am  Dejar un comentario  

ALMAGRO

Llegó a mis manos esta foto, pertenece al equipo de basket del Club Atlético Almagro y mi esposo pudo recordar algunos de los integrantes de este equipo: Aldo Hümöller, Raúl Oggioni, Juan Caussi, Eduardo Rista, Héctor Christen, Tico Plantón, Carlos Christen. Se acepta colaboración para refrescar la memoria y prometo continuar investigando.

El nido de las Águilas

El nido de las Águilas

Published in: on agosto 21, 2008 at 11:54 pm  Dejar un comentario  

Si paso y no dejo huellas ¿para qué paso?

Esa pregunta da vueltas en mi cabeza desde hace tiempo. La analizo y termino pensando en los seres que formaron parte de mi infancia y que me dejaron huellas. Algunos de ellos quizás ya no están entre nosotros, pero continúan vivos en nuestros pensamientos.

Fabrini y Merki: los helados ARIEL, esa tradicional heladería que funcionaba donde hoy está Helados Reutemann.

Pirola, el padre de los Pachina. Tenía heladería CAUPI pegada a la Ariel.

En la esquina el tradicional Cine MAYO, de la familia Pilatti, a veces me quedaba en el continuado y mi mamá venía preocupada a buscarme.

En frente, funcionaba El Esperancino y en la otra esquina estaba DELFAS, la tienda de la familia Coponi. Al lado el kiosco de Cura.

Me olvidaba de los taxis y el teléfono, esa caja pegada a la pared que a veces sonaba cuando pasaba.

Luego continuaban el Hotel y el Comedor MAYO. Cuando pasaba miraba asombrada la larga escalera de mármol blanco.

La tradicional Casa BODE, guardo en mi memoria a Oreja Borla, tema a parte sus discusiones de fútbol.

Donde hoy funciona la Farmacia Bolzico estaba en esa época la óptica REAL de Sidoni y no quiero olvidarme de Borgogno, el culpable de mi miedo a las inyecciones.

Diarios y Revistas NIHOUL, ¿Quién no compró un diario o revista ahí?

Tiendas Ana Lía de los abuelos de Niko Kern.

Pizzería HAWAII, mi casa, mi hogar nocturno, donde viví la mitad de mi infancia y conocí a mucha gente.

Mercería Brizzi, no puedo creer que pasaron tantos años, me parece todavía verlos sentados a los dos en la vidriera.

Heladería MICKEY, Simi y Coco, los cordobeses que pudieron concretar el sueño del local propio y se mudaron a la vuelta.

Las hermanas Garcia, la zapatería que estaba donde hoy está Baigorria.

La tienda La Favorita de Cecin Isaac y doblando la esquina el negocio de Nilda.

En frente, en la esquina de la Avenida funcionaba en una época Pelos y Perfumes, la peluquería de Aldo Ledesma, años después comenzó su actividad Ribero.

Continuabas por Sarmiento y ya existía Gladis Modas, Joyería Garibaldi, el Social y en la esquina Monín, la casa de artículos deportivos.

Vienen a mi mente miles de imágenes, espero poder ordenarlas y día a día escribir una. Y dejo abierto el espacio para los que quieran publicar parte de su historia.

Patricia Micheloud de Rista

Published in: on agosto 18, 2008 at 5:35 am  Comments (5)