Para muestra basta un botón

La semana pasada un periódico local, no doy nombre porque no merece publicidad gratuita, publicó una nota con el título: “Después de la ola de asaltos – Crecen las quejas por el funcionamiento del Comando Radioeléctrico.” En esa nota criticaba el accionar del Comando Radioeléctrico de la ciudad de Esperanza y en especial realizaba comentarios tendenciosos sobre el tiempo que su jefe estaba en la misma función, demostrando su desinformación sobre el tema.

Es de público conocimiento que las reparticiones públicas tienen problemas de funcionamiento, pero como integrante de la familia no puedo soportar que nos humillen seudo periodistas escondidos detrás de una nota anónima, ni siquiera tienen la hombría de firmarla. Solo los familiares de policías que se desempeñan en funciones similares tienen idea de lo que sufrimos, despedimos a nuestros esposos, padres o hijos sin saber cuando regresan, si es que regresan. La angustia de despertarse a la madrugada sin noticias, esperar el amanecer, sin saber que pasó, no llamar al celular, por si está en un operativo y que el sonido del celular alerte a alguien. Mucho más angustiante que ser esposa debe ser el hecho de ser madre.

Pero de algo estoy segura, los hijos de los integrantes de Comando Radioeléctrico de Esperanza Base Alejandro Combín, tienen que estar orgullosos de sus padres. Deben desoír los comentarios maliciosos que realizan algunos seres innombrables. Pueden circular por la calle con la frente en alto, sus padres son seres íntegros y capaces de arriesgar su vida por el prójimo. El Comando lleva el nombre de un HÉROE fallecido en cumplimiento del deber y cada uno de sus integrantes sigue salvando vidas, el año pasado junto a los enfermeros y médicos salvando la vida del niño Miguel Ángel, ayer la de un joven de la ciudad y continuaran haciéndolo como hace años lo hacen, y ahora más que nunca, tienen la responsabilidad de dejar bien a su compañero que los guía desde el cielo, no pueden fallarle.

Moraleja: el Comando Radioeléctrico de Esperanza tiene varios botones buenos, puede haber alguna falla, es lógico, son seres humanos, sufren por no poder estar en un cumpleaños, trabajan los días del amigo, del padre, de la madre, Navidad, Año Nuevo, etc. Sacrifican a su familia por el bien de la comunidad y sin esperar nada a cambio, solo por su retribución mensual. Pero NO MERECEN la crítica de seudo periodistas que no firman sus notas. Para el que tenga una queja o denuncia está en todo su derecho de realizarla y para ello pueden ir a la comisaría, a judiciales o al mismo poder judicial. Doy por descontado que si no realizan dichas denuncias, es porque no tienen nada que denunciar.

Anuncios
Published in: on junio 8, 2010 at 12:51 am  Comments (2)  
Tags: , , ,

Federico Weibel: Un constructor

Hace un año atrás falleció mi tío Pirucho, Ortilio Schnell, el vivía en Buenos Aires y desde allá recopilaba información sobre su ciudad natal, sus familiares. A continuación les transcribo lo que las Sra. Isabel Heer de Beauge escribiera sobre su bisabuelo Federico Weibel, el constructor

Varios edificios de la ciudad se destacan aún en nuestros días en razón de su estilo arquitectónico, diferente de las viviendas comunes de tipología habitacional.  Sabemos que algunos de ellos fueron erigidos por un vecino suizo llamado: Federico Weibel.

Nacido en Rapperfwjl Cantón de Berna, el 10 de diciembre de 1857, llegó a Esperanza en la plenitud de sus años mozos. Conocidas las posibilidades de aplicar sus conocimientos y su experiencia personal en el arte de la construcción, tornó a su patria para cumplir con su palabra dada a Mani Elisa Jaussi, oriunda de Zurich (Suiza) con quien contrajo matrimonio.

De vuelta a América, y radicado definitivamente en Esperanza, Don Federico Weibel iba levantando casas, ya en la ciudad, ya en la zona rural, mientras llegaban sus hijos hasta sumar ocho. Casas modestas algunas suntuosas otras, según los fines y los pesos bolivianos con que cada propietario podía pagar sus pretensiones.

Entre ellas podemos citar las que dan frente a la plaza San Martín: la casa que le encomendara el Dr. Alonso Criado, que luce su sobria y esbelta arquitectura de comienzos de siglo XX, época de su erección. La sede del Centro Social, sobre calle Sarmiento  la mandó construir su primer propietario Faustino Henry, hombre de fortuna y posición descollante en la primera década del siglo (Cónsul Argentino en Munich, Alemania) y de destacada acción política.

Obra de Weibel fue la primera casa de la familia Henry, erigida entre 25 de mayo y Sarmiento, utilizada en 1885 (según lo determina Felipe Paillet en el plano de la ciudad trazado por él) por la Jefatura de Policía de Esperanza que carecía de local propio. Su primitivo estilo aún subsiste y se destacan los detalles del estilo renacentista en las pilastras con capiteles compuestos, las cartelas con motivos vegetales y la balaustrada que corona el edificio.

La casa que fuera de J. Bertotti contigua al Centro Social, sede de Obras Sanitarias de la Nación en los últimos años. Convertida recientemente en casa de negocios, sólo queda de ella el nombre de su constructor y la imagen de su original fachada bellamente ornamentada, como la de los artísticos balcones volados que coronaban la casa.

Otro edificio de grandes proporciones, para el tiempo de la colonia, ha sido el Chalet Suizo, en realidad la Casa Social de la Sociedad Suiza “Guillermo Tell” Tan atrayente por su estilo netamente vernáculo, como las viviendas europeas y que contó desde su comienzo con el salón con escenario para funciones teatrales. Agregó a su lista de grandes construcciones el salón de Actos del Colegio San José con las características de Salón de teatro.

Una casa con gran salón de ventas, también de su autoría fue la perteneciente a Don Carlos Muller (actual Bazar Asturias) en San Martín y Castelli. Fue una de las mas afamadas en lo que respecta a Bazar, juguetería y Librería. Su extendida fachada, de una sola planta, era de ladrillos sin revoque. “


Más información:

Censo de 1887

Federico Weibel

Federico Weibel

Published in: on febrero 11, 2010 at 9:23 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Alejandro Combín

AlejandroEl 23 de enero de 2009 será un día que ninguno de tus compañeros del Comando Radioeléctrico de la Ciudad de Esperanza podrá olvidar. Saliste como lo hacían normalmente a proteger a la ciudadanía, por un magro sueldo con un irrisorio ítem que dice riesgo profesional el cual no supera las dos cifras. Diste tu vida por cumplir con el deber.

Luego de tu partida tus compañeros continuaron luciendo el uniforme negro con mayor orgullo y hoy llevan con dolor tu nombre en el brazo, para que les des fuerza, los protejas y les recuerdes que el deber está antes que la familia y la  vida propia.

Qué Dios fortalezca a tu familia para que puedan seguir viviendo con tu ausencia, con el único consuelo que diste tu vida, pero nunca tu integridad moral.

Este año no hubo asado, ni festejos del día de la Policía, no había nada que festejar, la tristeza todavía se nota por cada rincón de la vieja Estación de Trenes.

El Diario Digital Esperanza Día x Día publica:

Hermes Binner presidió ayer el acto de celebración del 145º aniversario de la organización institucional de la Policía de Santa Fe. La ceremonia se realizó en la sede del Ministerio de Seguridad de provincia, en la ciudad capital…

En la oportunidad se rindió homenaje a los caídos en el cumplimiento del deber y se entregaron distinciones y reconocimientos a agentes de la fuerza policial: medallas al Valor y a la Abnegación y diplomas al Mérito. El Rotary Club Rosario – Sarmiento entregó una distinción a la Vida.

Allí fue especialmente recordado el Cabo esperancino Alejandro Combín que falleciera en Enero de este año mientras cumplía con su deber. Binner entregó una medalla al Jefe del Comando Radioeléctrico de Esperanza Oficial Principal Martín Baez, la cual será entregada a los familiares del joven fallecido.”

Entrega Medalla CombinAclaración: la  familia no quizo recibir la medalla

Cada uno de los que lea este posteo puede sacar sus propias conclusiones.

Published in: on septiembre 1, 2009 at 7:00 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

Promoción Bachilleres 1984 Colegio San José

En julio de 1984 un grupo de jóvenes compartía sus días en una fría aula del Colegio San José. Eran los últimos meses del ciclo lectivo, pronto cada uno emprendería caminos distintos.

Listado de 5To año 1984

Albrecht, Mariel del Valle

Assat, Carlos Jorge

Bailin, Luis Bernardo

Borgna, Fabián Darío

Brouseck, Fernando Damián

Bugliotti, Juan José

Cammisi, Gustavo Alfredo

Casas, Blanca Noemí

Cattaneo, Marcelo Eduardo

Ciotti, Gustavo Adolfo

Chiconi, Sergio Fabian

Debiaggi, Juan Carlos

Fernández, José Adrián

Leonardi, Daniel Antonio

Micheloud, Patricia Alejandra

Miserez, Néstor Fabián

País, Fanny Sonia

Pieruccioni, Aldo Luis

Ruhl, Daniel O.

Schaab, Silvio José

Suligoy, Jorge Andrés

Zbrun Gabriel Luis

5° 1984

Agradecería que se comuniquen conmigo, a algunos hace casi 25 años qeu no los veo, pero siempre los recuerdo. Imposible olvidar los hermosos momentos que compartimos juntos.

Published in: on julio 11, 2009 at 1:13 am  Comments (1)  

¡Felices Fiestas!

animacione-feliz-navidad-texto-tren-01

NAVIDAD Si en tu corazón hay un poco más de amor, es Navidad.
Si sabes perdonar al que te ofende, es Navidad.
Si buscas a Dios de verdad, es Navidad.
Si trabajas por la justicia entre los hombres, es Navidad.
Si sabes sufrir con amor, es Navidad.
Si le das una mano al caído, es Navidad.
Navidad es, en fin, cuando practicamos cualquier obra misericordiosa, secar una lágrima, obsequiar una sonrisa, calmar un dolor, suavizar una pena, ir por la vida sembrando flores sin espinas, en una palabra:
Navidad es amor, siempre amor.
Navidad es Dios, y Dios es amor

¡Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo!

Published in: on diciembre 24, 2008 at 12:13 pm  Dejar un comentario  

LOS TOBOGANES

Encontré estas fotos al fondo de un cajón y me pareció que era el momento indicado para publicarlas. Desde chica mi madre contaba las largas jornadas de trabajo que realizaba su padre, mi abuelo, en el predio de Los Toboganes. Carlos Schnell era uno de los empleados afectados a la construcción del circuito.

Homenaje en Los Toboganes:

En conferencia realizada días pasados, directivos de Los Toboganes Motor Club de Esperanza brindaron detalles de la novena fecha del Turismo Zonal Santafesino que se disputará entre el domingo y lunes próximos, cuando se rendirá homenaje a glorias del automovilismo deportivo esperancino. La entrada general costará 12 pesos. También se presentó la reedición de la primera carrera de autos de la región prevista para el 16 de noviembre, con vehículos de 1918 a 1931 y que auspiciará el Multimedios de Diario El Litoral.

Fuente: EL LITORAL

Published in: on octubre 22, 2008 at 11:13 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Fiebre de sábado por la noche I

Es sábado a la noche, fui un rato a casa de mis viejos de dónde debí volver rápido porque mis hijos me reclamaban, el mayor necesitaba el auto, el del medio salía con sus amigos y el más chiquito estaba durmiendo, así que había que cuidarlo.

Pero antes de regresar a casa les conté a mis padres sobre el blog, ellos no tienen PC, así que les imprimí algunos comentarios y mails que recibí, se emocionaron mucho yo pude traer información sobre las confiterías bailables de Esperanza.

La primera confitería bailable en la ciudad funcionó a fines de los 60 y fue TODAY propiedad del santafesino Cacho Ruscitti, estaba donde hoy está LA OCHAVA, el terreno que se encontraba al norte no tenía construcciones en esos años.

Pese a solo tener poco más de cuatro décadas debo reconocer que yo era una de las concurrentes a ese antro de perdición que se había instalado en la tranquila ciudad de Esperanza. Papá trabajaba durante la semana en El Esperancino (otro día les cuento más) y los sábados era barman de Today, en la planta superior vivían los dueños del local: Chichi Leonardi (hermana de los conocidos sastres) y Antonio Rubio, ambos eran los padres de PILI RUBIO quien está ligado al ambiente artístico español y de Leonor Rubio, Pirucha. Como podrán comprobar desde chica solía frecuentar confiterías bailables y cometer sacrilegio como decían las monjas en esa época.

Según los comentarios de Roberto años después intentaron abrir otras confiterías bailables, entre ellas: MOVAHO, SKORPIO, CINTYA y la memoria falló.

MOVAHO, solo para parejas, estaba sobre ruta 70 al este en la casa de dos plantas que en esa época era la única y hoy quedó entre la casa de Butarrelli y una casita alpina.

SKORPIO estaba ubicada cerca de la actual terminal de ómnibus y CINTYA dónde anteriormente estaba la tienda San Luis y posteriormente los de mi edad recordamos a la MUNICH, Belgrano y 25 de mayo, frente al banco Provincia.

Posteriormente los hermanos García abrieron la popular PITOKE, a esa también fui, pero con unos años más. No pudimos ubicarnos con mis viejos en el tiempo, yo he ido a principios de los 80 en contadas oportunidades a bailar ahí. Recuerdo que debíamos tener cuidado con los escalones, entre la poca luz existente y los escalones era difícil caminar ahí con tacos.

Me recuerda una amiga que había dos pistas y un reservado. Estaba ubicada en donde hoy está GANGA´S

En el año ochenta y tres los alumnos de cuarto año del Colegio San José le organizamos a los que terminaban quinto año la despedida en PITOKE. No disponíamos de mucho dinero y los habíamos invitado a todos a la plaza, allí los buscamos con un tractor con acoplado y la camioneta del entonces RRPP Bicho Piropan.

A principios de la década del ochenta abrió sus puertas JIMMY´S y los adolescentes de esos años éramos asiduos concurrentes, nos sentíamos muy cómodos y el ambiente era agradable. Estaba ubicada frente a plaza San Martín, al lado del Club Social.

Es muy tarde, las neuronas funcionan muy lentas, tendremos un segundo capítulo.

Published in: on septiembre 14, 2008 at 2:21 am  Dejar un comentario  

No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación

Alguien en un comentario puso si recordábamos cuando no nos tapaba el agua, y vinieron a mi mente muchos recuerdos de mi barrio, el oeste. Mis padres viven hace años, desde antes que nazca yo, en la esquina de calle Italia y Avenida Córdoba, frente a ellos estaba el vivero Yatay del Nene Bolzico (donde hoy está CARNAVE). Siempre cuenta mi madre que cuando yo era chica caían unas gotas y se inundaba todo, a veces salían en canoa con el Nene hasta la esquina de Lorezón, para los que no saben, en Janssen y Córdoba funciona la despensa y al lado está el bar.

Los de la avenida hacia el centro saben mejor que yo lo que son las inundaciones, es impresionante el agua que se junta apenas caen unas gotas en la esquina de Arena. Aunque hay que aclarar que no es el único lugar del barrio que se inunda, la calle Janssen en su intersección con Lehmann es imposible transitar luego de cualquier pequeña caída de agua, continuando el recorrido y llegando a calle 3 de febrero tenemos otro pequeño lago.

Sin ir muy lejos, en la esquina de mi casa, J. J. Paso y Castelli y en la de J. J. Paso y Güemes la acumulación de agua es considerable, no olvidemos que estas calles se pavimentaron unos quince años atrás, pero los viejos habitantes del barrio recuerdan que acá había una laguna.

Me olvidaba de la calle 9 de julio con su intercepción con Rivadavia, hay fotos de principio del siglo XX donde solo se ve agua.

Me imagino que todos recordarán cuando el centro de la ciudad se inundó, que el agua había llegado hasta los escalones de la sede del API. Esa vez se había caído creo que un ombú en el zanjón al norte.

De las últimas inundaciones voy a escribir en otro momento, es un tema que generó muchas heridas y no considero justo tocarlo en este momento. Este blog surgió para sacar los más lindo que tenemos los esperancinos y por las visitas y comentarios que tiene creo que esta cumpliendo el cometido.

Published in: on septiembre 11, 2008 at 12:09 am  Dejar un comentario  

No hay dos sin tres

Fuente de la Plaza San Martín, agradezco al que  sacó la foto, yo solo la busque en Internet.

Sé que bañarse en la pileta de la plaza está PROHIBIDO, pero les aseguro que nunca me metí sola, la primera me caí, la segunda me tiraron y espero que nunca ocurra una tercera. Estos recuerdos volvieron a mi memoria gracias al comentario de Patricia Mónica.

De la primera vez solo recuerdo el frío, mi mamá cuenta que era chiquita, alguna vez lo fui, vestía una pollera larga (maxi) y chalequito de gamuza, remataba la vestimenta con botas de caña alta. Mi tía Negra, la hermana de papá, me llevó a dar una vuelta y vaya a saber Dios por que motivo, porque yo siempre fui una niña tranquila, me caí a la pileta.

Dicen que me envolvieron con los manteles y me dejaron cerca del horno para que me secara y calentara.

De la segunda vez, la cual prefería no recordar, les puedo contar que eran los últimos días de clase del año 1984, cursábamos quinto año en mi querido Colegio San José. Teníamos un par de horas libres y con autorización nos dirigimos todos a la plaza. Todos es una forma de decir, en el grupo había cuatro chicas, pero la única que siempre iba a todas partes con los varones era yo. Suena feo, pero era así. Yo recién había cumplido los diecisiete y mis compañeras tenían un par de años más que yo. Se imaginan, ellas tenían otros pensamientos y yo era una adolescente.

Llegamos a la plaza y los chicos decidieron tirar al abanderado a la pileta, yo era solo una espectadora, y estaba cerca de las glorietas. Al rato escucho a Juan Carlos Debiaggi que propone tirarme a mí, no pude reaccionar, estaba rodeada de cuatro compañeros y tratando de sujetarme. Confieso que di pelea, pero fue inútil, en pocos segundos me habían sujetado de las extremidades y estaba volando por el aire rumbo a la pileta.

Era media mañana, la plaza estaba concurrida y las señoras que pasaban se reían de mi desgracia. Terminé tirada en la pileta con el uniforme del colegio: camisa, corbata y falda de sarga. Luego de salir de la pileta debíamos volver a clases, se imaginan, la pollera de sarga era una especie de esponja, más la apretaba, más agua chorreaba.

Fue una época hermosa, mis compañeros organizaban reuniones con las chicas de quinto año del Colegio del Huerto, eran todas mujeres, y siempre contaban con mi presencia. Se imaginan, yo era algo así como la hermana, pero tener tantos hermanos mayores no era fácil.

Published in: on septiembre 10, 2008 at 12:37 am  Dejar un comentario  

Día Nacional del Agricultor

El almanaque marca otro ocho de septiembre y un nudo se cierra en mi garganta, lejos quedaron en el tiempo las fiestas obligadas, si, dije bien: obligadas, mis padres debían trabajar y era una obligación ir a la pizzería.

De mis primeros años recuerdo el esfuerzo que hacía mi mamá para poder llevarnos a Carina y a mí un ratito a la plaza, comprarnos algo para dejarnos conforme y volver a cumplir con el trabajo, en esa época para nosotras todo era alegría y juegos.

Años después con mi hermana salíamos un rato a ver que había y perdernos entre la gente de todo el departamento, venían los colonos a festejar su día, era la salida anual obligada y para la que desde el mes anterior se preparaban comprando ropa y zapatos, ¡algo había que estrenar!

Con los años para mí la fiesta de Esperanza se transformó en una obligación, debíamos colaborar con el trabajo que generaba la fiesta: lavar y secar platos, ayudar en todo lo que hiciere falta para que la gente este bien atendida. Cuando disponía de un descanso salía a la vereda a ver que había, era fascinante ver tanta gente en la plaza, incluso en ocasiones que los actos centrales se trasladaron a otro lugar la plaza estaba siempre llena.

Durante años no pude ver los números musicales, salvo cuando diecinueve años atrás actuó León Gieco, estaba embarazada y no hubiese servido de ayuda, además creo que fue una de las pocas oportunidades que mi marido no estaba de turno. Olvide otra fiesta, la que tuvimos que pasar en el sanatorio porque yo estaba internada, fue horrible, escuchar la música y estar ahí encerrada.

Recuerdo que me escapaba un rato del trabajo para observar alguno de los números centrales y humoristicos: León Gieco, Valeria Linch, Patricia Sosa, Sergio Denis, Soledad Pastoruti, Los Nocheros, Los Palmeras, Los mariachis, Juan Carlos Baglieto, Jairo, Hugo Varela, el mudo Esperanza, Carlos Sánchez, etc.

Anoche fui un rato a la plaza, la fiesta de Esperanza es una obligación y el frío no nos puede detener. Confieso que desde que no esta más Hawaii en la plaza para mí la fiesta no es la misma, pero anoche era muy fría, además del frío climático existía un frío a nivel humano, la poca gente que estaba no se la veía alegre. Se podía caminar libremente por la plaza, nadie te chocaba, existían mesas vacías en los comercios, puestos y frente al palco. Además no existían altoparlantes en toda la plaza como en años anteriores, del lado oeste pasando la avenida no se escuchaba nada.

No se cual fue el error, para mi los de QV4 son excelentes humoristas, pero aparentemente la elección de Folklore fue un poco desatinada, no muchos tienen idea de quien es Chango Spasiuk, la promoción del ´84 del Colegio San José si, porque un ex compañero nuestro Jorge Suligoy fue en una época músico del Chango.

Pero pese a todo los jóvenes le pusieron onda y fueron a apoyar a todos sus amigos, tomar y comer algo en el kiosco de la Gregoria, del Secretariado, de la ex ENET, de la Normal, del San José o el Huerto. La consigna era ayudar a sus amigos para que a fin de año puedan cumplir su sueño, sea el viaje o llevar a sus familiares a la recepción. Espero que mañana los que puedan bailen al ritmo de los Caligaris.

Published in: on septiembre 8, 2008 at 2:01 am  Comments (9)  
Tags: